Edmundo Varas vivió minutos de pánico en violento portonazo

El exchico reality fue abordado por un grupo de jóvenes armados en la comuna de San Miguel.

Edmundo Varas fue víctima de portonazo
Edmundo Varas fue víctima de portonazo

Durante la noche del lunes, Edmundo Varas preocupó a sus seguidores en Instagram al informar que había sido víctima de un violento portonazo a la salida de su vivienda en la comuna de San Miguel.

Después de avisar del incidente, el ex Amor Ciego fue a hacer la denuncia a Carabineros y a constatar lesiones, situación que alertó aún más a los usuarios de redes sociales, pues no se conocían detalles de su estado de salud.

“Gran susto. Cinco jóvenes armados (…) fue terrible (…) me intentaron hacer un portonazo a las afueras de mi casa”, explicó brevemente.

Este martes, Edmundo Varas volvió a aparecer en redes sociales para entregar detalles del violento portazo que sufrió. Al mismo tiempo, aprovechó de reflexionar sobre la delincuencia en nuestro país, etiquetando al Presidente Gabriel Boric en una de sus historias.

“Tengo rabia. Me tocó a mí. Nos hemos convertido en prisioneros de la delincuencia, terrible de paradójico. Minutos de pánico y de una violencia brutal. Armas de fuego y chicos muy, muy, pero muy violentos (…) y ahí siguen amparados por la deficiencia del sistema”, criticó.

Edmundo Varas y sus descargos tras portonazo

El ex chico reality continuó con sus descargos apuntando al indulto que le otorgó el Presidente a un ex frentista y condenado por delitos durante el estallido social.

Edmundo Varas
Edmundo Varas

“¿Siguen los indultos a los delincuentes? ¿Cuándo se alza la voz y se pone en acción por nuestro pueblo? ¿Dónde están los derechos humanos del trabajador, estudiantes, emprendedores y de las personas honradas? ¿Nos cobrarán impuesto por ahora querer defender nuestros hogares y familia?”, preguntó.

En otra historia realizada hoy, Edmundo Varas reconoció estar más tranquilo y reconoció que “me tocó vivir una situación extrema, un portonazo, jóvenes encapuchados, armados y violentos. Tuve la fortuna que conseguí zafar de la situación, creo que Dios estuvo conmigo en todo momento, nunca perdí la calma y el control, sin embargo, sentí miedo, jamás alguien me había apuntado con una pistola en mi cabeza por querer llevarse mi camioneta”.

“Me coloca triste saber que existen jóvenes amedrentando a las familias, amigos y niños, en donde no les importa la vida, viven extasiados, con rabia, carencias y el abandono. Tampoco veo alguien que se quiera hacer cargo de los problemas, todos saben el diagnóstico. ¿Quién hace la tarea? ¿Quién protege a las familias y personas honradas?”, cerró.

¿Qué te parece el relato de Edmundo? Comenta en @DUPLOS.CL