fbpx

Yamila Reyna revela detalles íntimos en “Al piano con Lucho”: Su carrera, el amor y la memoria de su padre

La actriz y conductora argentina comparte su historia de superación y los desafíos de la fama en "Al Piano con Lucho"
Angélica Morales - Editora
9 Min de Lectura
Yamila Reyna
Yamila Reyna se confiesa con Lucho Jara

En este nuevo capítulo de Al Piano con Lucho nos acompaña la actriz y conductora Yamila Reyna, quien se refiere a cómo enfrenta la vida, el trabajo y las críticas.

Ante la pregunta de Luis, Yamila reveló cómo se dieron las cosas para venirse a vivir a nuestro país: “Me vine a Chile porque yo necesitaba ponerme en valor propio como como la artista que quería ser la vida. En ese tiempo tenía 21 años. Y la verdad es que tenía un papá muy famoso en ese momento, Sebastián, cantante y, obviamente, como papá protector”.

“Yo decía: para yo no quiero que me ayudes. Yo quiero hacer mi carrera yo sola… Acompañó a una amiga un casting y el productor me dijo ‘por qué no haces el casting’ y ahí mi papá me dice ‘ándate’”.

El presente de Yamila

En medio de la entrevista, Luis reconoce todo el trabajo que le ha costado a Yamila estar donde está hoy, a lo que ella confiesa que: “Después de mucho tiempo estoy en armonía. Estoy muy movilizada y sensibilizada porque los grandes cambios te mueven mucho… pero también me siento en una nueva etapa mía, de que me volví a encarrilar y darme el valor como artista. Porque este medio puede ser muy duro a veces, de hacerte dudar cuando uno no está bien parado, porque no tiene buenos cimientos y hoy me siento que sí, que soy una gran artista que soy completa, que sí puedo cantar y puedo bailar y puedo actuar y animar y si soy buena y no voy a permitir que nadie más ponga lo ponga en duda”.

“Amo ser Argentina, desde la pachorra que me da, desde el ser caradura como somos los argentinos, pero también amo lo que Chile me ha enseñado”

 

Yamila Reyna Al Piano con Lucho
Yamila Reyna Al Piano con Lucho

Las facturas que pasa la fama

Pero no todo ha sido color de rosa en su carrera, porque Yamila comparte cómo ha enfrentado “las facturas” y costos de una carrera televisiva: “A veces se paga caro, lo ha sentido, por supuesto que lo he sentido. Lo he vivido, lo vivo. Pero aprendí a manejarlo, porque yo vengo de mi papá muy, muy famoso. Él fue famoso, de verdad, una estrella de verdad, siento que en Chile son muy pocos lo que son estrellas, de verdad. Nosotros somos laburantes, pero sí, aprendí gracias a Dios de un padre, que al ser tan, tan, tan famoso me enseñó cuál era los cimientos más importantes. Que la fama es puro cuento, que el ego hay que aplicarlo para firmar un contrato y arriba de un escenario para demostrar que sos el mejor, y que se respeta siempre al público con esos tres elementos. Yo seguí caminando cuando veía que me mataban y me pegaban, y cuando me pasó lo que me pasó a nivel personal, mis jefes en TVN fueron los primeros que me llamaron a la oficina y me dijeron ‘nosotros sabíamos que te iban a pegar, pero no sabíamos por dónde, porque nadie se iba a bancar que con apenas dos años en un canal, un año y medio que llevaba, estuvieras al frente del matinal más importante de Chile’”.

Respecto a cómo ha enfrentado las críticas y rumores respecto a ella aseguró: “Gracias a Dios no tuve tiempo de prestarles atención tampoco, y aprendí que donde la ignorancia, habla la inteligencia calla… yo trabajé, seguí trabajando y lo que más disfruté de todo lo que dijeron de mí fue haberle callado la boca a todo el mundo”.

El emotivo recuerdo de su padre

El punto más emotivo de la entrevista fue cuando Lucho cantó “No sabía”, una canción con la que Yamila recuerda a su papá: “Sabes que me emociono de escucharla porque es la canción que me lleva a mi papá, porque es tal cual. Cuando papá partió fue esa letra, era es eso. Yo no sabía lo que era vivir sin él, no sabía que no iba a poder sin él, que puedo, pero se extraña. Tuve la suerte, además, de poder mostrársela en vida, esa canción… me representa tanto lo que significa mi papá para mí”.

“Ya estaba con un cáncer muy, muy avanzado y es y eso es lo que creo que una de las mejores escuelas que él me deja, de que su alma estaba llena de dolor y de esa enfermedad de mierda, porque no se le puede poner otro nombre el cáncer y el tipo estaba parado cantando. Él me decía: Yo me voy a morir con un micrófono en la mano y su último show fue cuando se desmayó en el escenario y no pudo seguir la pelea. En un minuto renunció, cuando me dijo: ustedes son mi vida, pero si yo sin la música no quiero vivir”.

“Y esa última semana estuvimos juntos mucho solos y en la última noche me dice, él estaba todo conectado y me pide pararse, entonces le digo ‘querés ir al baño’ y me dice ‘no, bailemos’. Y bailamos, y lo abracé y yo lo miré y mi papá era como vos muy, muy coqueto. Entonces me dijo ‘mírame cómo estoy’. Él estaba hinchado y yo le dije ‘ya está papá, andate, yo te libero’… y al otro día se fue”.

El amor y la vida en pareja

Lucho también le preguntó por el amor y de cómo ha crecido en confianza en ella misma: “De hecho la última relación que tuve nunca revisé un celular… quiero estar tranquila, yo estoy segura de mí. Ahora, si el otro después la embarra y me es infiel o lo que sea, ya un problema de inseguridad del otro”.
Además, Yamila adelantó qué es lo que espera de un hombre: “Que sea fiel, creo que la fidelidad no está de moda y yo soy de la vieja escuela. Yo lo que digo el día uno: ‘yo no te voy a pedir nada a cambio más que honestidad. No me mientas nunca, aunque me duela, si me mentís la relación se acaba… Entonces yo trabajo la confianza con el otro. Yo soy fiel, yo soy honesta. Yo entrego un amor muy bonito, con los años he ido evolucionando, al punto de no revisar un teléfono y todas esas cosas”.

Pero eso no es todo, porque también confidenció dos particulares encuentros que la marcaron: “Me invitó a su casa, muy galán, y la cosa se puso un poquito más fogosa, entonces me lleva y abre la puerta era una habitación de meditación, no era una habitación normal. Y me sienta, y se sienta él a dos metros míos, en otro en unos almohadones… y de repente él empezó a tener una especie de relación sexual conmigo a través de la medicación. Yo empecé ‘no esta es una cámara oculta’, pensé… Así está el mercado, Lucho, para que te des una idea”.

Síguenos en Instagram @duplos.cl y únete a nuestro Canal de WhatsApp  y Google Noticias para estar al día de nuestras noticias.
Compartir esta Noticia