Hábitos malos para el cerebro

    Estos son algunos consejos que la Organización Mundial de la Salud (OMS) nos brinda para mejorar nuestra salud mental.

    Hábitos malos para el cerebro

    Cada año que pasa nos proponemos una lista de objetivos que debemos dejar o comenzar para mejorar nuestra calidad de vida. Pero la mayoría de estos, están relacionados a la actividad y salud física, dejando de lado malos hábitos que afectan a nuestro cerebro.

    Actividades deportivas de todo tipo, dietas y ayunos, todo estos orientados a mantener un cuerpo con más energía. Pero, no descuidemos nuestra salud mental, ya que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), tenemos que prestar atención a los malos hábitos que debemos erradicar en relación al cuidado de nuestra salud mental.

    Estos son algunos malos hábitos para tu cerebro:

    No desayunar

    No desayunar

    El desayuno forma parte de una de las cuatro comidas diarias que debemos ingerir para mantenernos saludables. Constituye la primera comida que ingerimos al despertarnos aportando el 15 o 25% de la energía que necesitamos durante el día.

    Este proceso rompería el ayuno que mantenemos durante la noche en el cual consumimos reservas de nuestro cuerpo aportándonos glucosa (energía) y otros nutrientes, como minerales, vitaminas, entre otros.

    No respetar las horas del sueño

    No respetar las horas del sueño

    El resultado de este mal hábito produce cambios en nuestro estado anímico, como cambios de humor, escasa tolerancia y concentración. 

    Según profesionales del Instituto Cardiológico y Vascular de Miami, esto también conlleva consecuencias en nuestra salud cardiovascular, mental y en la presión sanguínea. Además de poder causar obesidad, diabetes y problemas en la función inmunológica como bajas defensas.

    En la juventud, los videojuegos y el uso excesivo de pantalla aumentan las horas de actividad y reducen las de sueño.


    Los especialistas recomiendan dormir alrededor de 8 horas en la edad adulta, mientras que en los niños y adolescentes varían de 8 a 10 horas diarias.

    Dormir con gorros o calcetines

    Dormir con gorros o calcetines

    El uso de este tipo de prendas se relacionan a la mala circulación de la sangre reduciendo el retorno venoso al corazón y aumentando los niveles de dióxido de carbono. Lo que conlleva la disminución del oxígeno en el cuerpo.

    Fumar habitualmente: arma mortal para el cerebro

    Fumar habitualmente

    El consumo de drogas legales como el tabaco, está científicamente comprobado de que si se vuelve excesivo puede causar, además de cáncer, EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica). 

    Esta enfermedad produce una mala oxigenación en nuestro organismo principalmente a nivel cerebral, provocando problemas neurológicos como demencia senil o Alzheimer. 

    Consumir en exceso bebidas alcohólicas

    Consumir en exceso bebidas alcohólicas

    Por último, el abuso del consumo de alcohol provoca daños. Además de los problemas hepáticos (cirrosis), afecta a nuestras neuronas reduciendo el número de estas. 

    Por lo tanto, genera la reducción de la transmisión de los impulsos nerviosos y alteran a la memoria, provocando la disminución del rendimiento intelectual del individuo.

    ¿Crees que debes revisar tus hábitos para mejorar tu salud? Comenta en @Duplos.cl