Julián Elfenbein habló del trágico accidente en el que murió su polola

Ambos iban en un vehículo cuando fueron impactados por un furgón cuyo conductor estaba en estado de ebriedad.

Este domingo el animador Julián Elfenbein estuvo en De Tú a Tú conversando con Martín Cárcamo, instancia en la que recordó el doloroso momento que vivió cuando su polola falleció en un accidente de tránsito: “Fue un momento inconmensurable de dolor”.

El hecho ocurrió en 1997 cuando Julián y María Soledad Aris fueron impactadosa la salida de una discoteque por un furgón manejado por jóvenes en estado de ebriedad.

“En la vida me cuesta mucho llorar. Estuve tan mal y lloré tanto que se me secaron las lágrimas. Por eso después cuando murió mi papá no pude llorar. Es como que lloras por dentro, pero no lloras físicamente”, reconoció el animador de Chilevisión.

Ambos iban en un vehículo cuando fueron impactados por un furgón cuyo conductor estaba en estado de ebriedad.
Ambos iban en un vehículo cuando fueron impactados por un furgón cuyo conductor estaba en estado de ebriedad.

Después comentó que “yo choqué dos veces en mi vida. Las dos un 15 de agosto, las dos con ella, con un año de diferencia. La primera vez fue culpa mía, un accidente chiquitito, se me fueron los frenos camino a Algarrobo. La segunda, cuando fallece”.

Julián Elfenbein: “Me costó mucho querer vivir”

En medio de la conversación con Martín, Julián recordó que el día del accidente “despierto con bomberos y un montón de gente, sin entender nada. La Sole al lado mío, la mano tomada, ella se veía bien, yo abro la puerta, me paro y caigo”.

María Soledad fue sacada del vehículo y trasladada a un centro asistencial, pero finalmente falleció.

“Ese fue un momento inconmensurable de dolor. Incluso las felicidades máximas mías, como el nacimiento de mis hijos, son incomparables en términos de intensidad con ese grito de dolor”, reconoció.

“Me costó mucho querer vivir. Había perdido todo el sentido. Yo me paraba en un balcón y miraba a un parque, pasaba gente y yo me sentía afuera. ‘Todos ellos tienen vida, y yo no’. Los primeros dos o tres años yo iba al cementerio todos los días”, aseguró Elfenbein.

El animador además confesó que aún tiene cartas y fotos de su polola guardadas como recuerdo, “no es que yo siga enamorado o pegado porque hablo de ella. Es parte de mi vida no más”, concluyó.

Revisa esta y otras noticias en @DUPLOS.CL

 

Lo más leído

Lo más reciente