fbpx

Luisito Comunica arrendó un gordo y una novia en Japón

Luisito Comunica anduvo por Japón, en donde incursionó en el mercado de arriendo de personas con un gordo y una novia.
Sebastián Leal - Periodista
4 Min de Lectura
Luisito Comunica con el gordo que arrendó en Japón
Luisito Comunica con el gordo que arrendó en Japón

Luisito Comunica sorprendió esta semana mostrando cómo arrendó un gordo y una novia en Japón, servicio que se ha vuelto habitual en el país asiático, en donde hay agencias que ofrecen la posibilidad de contar con la compañía de otras personas, según las características que se soliciten.

En este sentido, se pueden encontrar con distintas preferencias, gustos, contexturas, colores de pelo y formas de ser, entre una lista interminable de características. Lo único necesario para salir con ellas es estar dispuesto a pagar lo que cobran y aceptar las reglas y condiciones que plantean.

Eso sí, cabe destacar que estos servicios no necesariamente incluyen actividad sexual (salvo que se diga lo contrario). De hecho, algunos contratan estas experiencias simplemente para no sentirse solos. Y, en el caso de Luisito Comunica, pudo experimentar y transmitir cómo funciona esta extraña costumbre.

Luisito Comunica y su experiencia arrendando una novia y un hombre gordo

Luisito Comunica con su novia arrendada
Luisito Comunica con su novia arrendada

La mujer con la que salió el mexicano se llama Yumi Takashi, tiene 34 años y le cobró 15.000 yenes la hora. Esta suma se traduce en aproximadamente unos 95.000 pesos chilenos.

Te puede Interesar:  Polimá WestCoast, entre el morbo y los realities: sus polémicas revelaciones

Entre los detalles que aparecen en su perfil de la agencia, están su estatura, lugar de nacimiento, que trabaja como oficinista, que tiene una personalidad “normal” y su tipo de sangre. “Por alguna razón, es importante el tipo de sangre cuando haces amigos en Japón”, se cuestionó Luisito Comunica.

Junto con esos puntos, también le entregaron una lista de actividades y acciones que puede o no hacer. Por ejemplo, precisaron que pueden tomarse de la mano o del brazo, beber alcohol (sin pasarse de copas), subirse a una rueda de la fortuna y tomar fotos y videos.

Sin embargo, dijeron que para una primera cita no permite ir a un karaoke, a una piscina, al mar o a las aguas termales. “Tengo que esperarme hasta la segunda cita. Todavía no hay ese nivel de confianza”, dijo el creador de contenidos con un tono risueño.

Una vez que se encontró con ella, la nipona le aclaró que al saludar por primera vez “no está bien” dar un abrazo, hasta al menos un segundo o tercer encuentro. Luego, cuando el youtuber propuso que caminaran de la mano, le explicaron que aunque está permitido, para hacer esta acción se debe pagar extra: un monto cercano a los $35.000 pesos chilenos.

Tras tener una serie de conversaciones casuales como cuál es su videojuego favorito o si le gusta fumar cigarrillos, la japonesa contó que hace este trabajo un par de días a la semana y que puede conseguir grandes sumas de dinero, aunque no lo haga a tiempo completo.

Después, fueron a una sesión de fotos en unas cabinas que después permiten editarlas. Al momento de despedirse, Luisito Comunica le preguntó si podía darle un abrazo, a lo que ella le respondió que no y le dio un apretón de manos antes de irse.

Te puede Interesar:  Bombo Fica pospone shows en Suecia por problemas de salud: una recaída por presión arterial alta

Además de contratar la compañía de ella por dos horas, el mexicano también solicitó la de un hombre de contextura ancha, quien le dijo que le gusta comer en grandes cantidades e incluso lo cargó en sus brazos. Sobre este último, explicó que cobraba unos $150.000 por cada media hora estando con él. “Mi carnal cobra más que un doctor, que un abogado, que un arquitecto”, comentó Luisito sorprendido.

Compartir esta Noticia