fbpx

Triple corona de la hípica chilena: A 30 años de la hazaña de Wolf

Hace exactamente 30 años se escribía una de las más notables hazañas de la historia de la hípica nacional

Hace exactamente 30 años se escribía una de las más notables hazañas de la historia de la hípica nacional, el legendario caballo Wolf lograba la insólita proeza de convertirse en el rey del turf ganando la triple corona nacional.

Para los poco entendidos en el apodado “deporte de reyes”, les contamos que la triple corona de la hípica nacional está contemplada por las tres carreras más importantes disputadas en pistas chilenas. La primera es “El Ensayo” del Club Hípico de Santiago, la competencia de caballos más larga y más antigua; la segunda el “St. Leger” del Hipódromo Chile, prueba máxima realizada en pista de tierra; y la tercera “El Derby”, cotejo corrido en el Valparaíso Sporting Club y uno de los eventos más importantes del verano en Viña del Mar.

Pues bien, Wolf, hermoso corcel negro del aras Santa Amalia y jineteado por Luis Muñoz, logró lo que ningún fina sangre ha podido hacer hasta la actualidad: ganar con autoridad estos tres clásicos.

Para cualquier experto en hípica cuando se le menciona a Wolf, su repuesta es automática: es el mejor caballo de carreras que jamás se vio en suelo criollo. La leyenda cuenta que este alazán disputó ocho duelos en Chile y los ganó todos, algo que se da muy a lo lejos.

Un 3 de febrero de 1991 Wolf entró al olimpo del hipismo. Ese día, tras ganar “El Derby” en la quinta región no solo se transformó en un campeón invicto, sino que confirmó ser un animal superdotado.

Pero retrocedamos en el tiempo. La gesta de Wolf comienza a plasmarse el año 1990, cuando se impuso en todos los clásicos realizados en el Club Hípico. Su especialidad siempre fue la pista de césped del recinto de avenida Blanco Encalada, ahí era conocido como “el campeón del pasto”.

Su triunfo en “El Ensayo” de noviembre del ´90 fue un trámite, pues jugaba de local. Con unas gradas totalmente atiborradas de público, Wolf se impuso a sus rivales con poderosa velocidad y elegancia. No solo logró vencer, sino que estableció una marca que aún no puede ser batida. Su registro de 2 minutos y 23 segundos en los que recorrió los 2.400 metros de esta competición sigue vigente, una locura.

Sin nada más que demostrar y ganar en el tradicional recinto santiaguino, el paso lógico era ir por el botín del establecimiento de la comuna de Independencia. Lograr ganar la primera parte del triple premio no serviría de nada sin obtener el “St. Leger”. Claro que la epopeya presentaba dos problemas: se corría en tierra (pista desconocida para Wolf) y había que enfrentar a Memo, el campeón de campeones del Hipódromo Chile y máximo favorito para obtener el triunfo.

La tarde del sábado 1 de diciembre de 1990 se disputó la carrera más inolvidable que se haya realizado en Chile. Wolf versus Memo, también conocida como “la batalla del siglo”, enfrentaba a dos colosos que no sólo se disputaban la segunda parte de la preciada corona, sino también el honor de demostrar quién era el mejor de los mejores.

La carrera en sí ya es parte de la memoria colectiva de los fanáticos. Ambos corceles se distanciaron 17 cuerpos del resto de competidores y la convirtieron en un brutal mano a mano. Las casi cien mil personas que repletaron el reducto de avenida Vivaceta fueron testigos privilegiados de la mejor carrera de todos los tiempos, donde Wolf se impuso con clase y Memo dio pelea hasta el final.

Ese día no quedó duda que se estaba en presencia de un caballo inigualable. El público de todo Chile se puso de pie para aplaudir a una máquina hecha animal, una verdadera “locomotora sin frenos”.

El siguiente paso era evidente, ir por la triple corona. No cabía duda que Wolf era capaz de lograrlo, debía ir a Viña de Mar para hacer más grande su trayectoria.

“El Derby” esperaba por el campeón. La carrera fue una réplica de las anteriores, con Wolf galopando con categoría. Ni siquiera su gran rival Memo fue capaz de hacerle sombra. La suerte estaba echada, Wolf se graduaba como el mejor de la historia.

Los triunfos de Wolf generaron un inusitado interés noticioso en la época. Hasta el día de hoy en redes sociales y Youtube se recuerdan y revisan videos de sus carreras. Nunca más un caballo igualó sus triunfos, ni mucho menos alguno estuvo cerca de llevarse la triple corona. Sin dudas, recordar hoy a Wolf a 30 años de su gesta es recordar páginas doradas del deporte chileno.


También te puede interesar

NOTICIAS RECIENTES

DATO ÚTIL

TENDENCIAS