El triunfo de las islandesas: Empresas deberán demostrar que pagan igual salario a mujeres y hombres

De aquí al 2022 las empresas tendrán que obtener un certificado para demostrar que existe igualdad de sueldos.

153

Puede que Islandia encabece todas los ranking mundiales de igualdad, pero eso no ha sido por que sí. Las mujeres de ese país de poco más de 330.000 habitantes llevan años exigiendo mayor participación en las directivas de empresas y que se termine con las diferencias salariales.

Este 8 de marzo lograron un nuevo avance con el anuncio de que será obligatorio para las empresas de más de 25 trabajadores demostrar que pagan lo mismo a mujeres y hombres. El Gobierno espera que la medida sirva para terminar con la brecha salarial que, a pesar de ser una de las más bajas del mundo, se sitúa entre el 14% y el 18%.

Desde hace un tiempo se estaba trabajando en Islandia un proyecto que cree un estándar de igualdad, algo así como un sello de calidad que tan sólo obtendrán las empresas que cumplan con los requisitos para ser consideradas oficialmente organizaciones sin discriminación de género entre sus trabajadores. El Equal Pay Management System es un sistema de certificación ISO que se ideó con la colaboración de la Confederación del Trabajo y la Federación de Industrias Islandesas.

El pasado 24 de octubre, las mujeres islandesas salieron de sus puestos de trabajo a las 14.38, dos horas y veintidós minutos antes del término de su jornada laboral, para denunciar la diferencia de ingresos totales entre ambos géneros. Ése era el equivalente a lo que no se les paga en comparación con los hombre, incluyendo horas extras, bonus u otros complementos.

Además, sólo un 22% de las empresas de Islandia está dirigido por mujeres. “Existe un movimiento en Islandia que quiere ver un cambio en esta situación y está formado tanto por mujeres como por hombres, pero avanza de forma demasiado lenta”, aseguró Hranfhildur Hafsteinsdóttir, miembro de la Asociación de Mujeres Líderes del Sector de los Negocios.

“Tener igualdad de derechos es un derecho humano. Tenemos que asegurarnos de que hombres y mujeres disfrutan de igualdad de oportunidades en el mundo del trabajo. Es nuestra responsabilidad tomar medidas para conseguirlo”, dijo el ministro de Asuntos Sociales e Igualdad, Thorsteinn Viglundsson. “Es el momento de hacer algo radical sobre esto”, recalcó. Y se hizo.

Según lo explicado por el ministro, el proyecto incluirá una evaluación de las políticas salariales de las empresas, una clasificación de puestos de trabajo que asegure igual sueldo por igual valor así como una definición de los procesos por los que se deciden los salarios.

La legislación que prepara Islandia entrará completamente en vigor en el año 2022. Las empresas tendrán que presentar la documentación y obtener un certificado, que será revisado cada tres años. La oposición ha mostrado su apoyo el proyecto, por lo que el Gobierno espera contar con el apoyo del parlamento.

Esta medida se suma a otros logros que han logrado las islandesas para garantizar la igualdad de oportunidades, como un sistema de cuotas que ha hecho que el país tenga un mayor número de mujeres en los consejos de empresas o el sistema de permisos postnatal iguales y remunerados de paternidad y maternidad.

Según el ranking de equidad de género del Foro Económico Mundial, Islandia ocupa el primer lugar en igualdad. Chile es el 70.