Un cohete chino fallido regresa a la Tierra sin control y podría causar daños al caer

Expertos dicen que es muy probable que los escombros aterricen sobre el océano. Desde China afirman que son “exageraciones” de Occidente. 

China lanzó el pasado 29 de abril un módulo para la estación espacial Tiangong. El artefacto se puso en órbita con éxito, pero el cohete transportador falló y ahora está cayendo fuera de control.


El Pentágono informó que el objeto volador –identificado como Long March 5B– regresará a la atmósfera este sábado, pero la ubicación del aterrizaje es desconocida.
Varias organizaciones formularon hipótesis sobre el posible lugar donde caerá la nave. El canal de YouTube SkyRobot Tracking muestra la trayectoria del cohete minuto a minuto. El sitio web Satflare muestra la ubicación en vivo del artefacto, y advierte: “Se espera que este objeto caiga”.
Jonathan McDowell, astrofísico de la Universidad de Harvard, dijo a CNN que determinar el lugar en que caerá la aeronave “es casi imposible en este punto, debido a la velocidad a la que viaja el cohete”. Además, aclaró que una pequeña modificación en las circunstancias del objeto modificarán su trayectoria de manera drástica.

Además: Gobierno de China “hizo desaparecer” el Oscar que ganó Chloé Zhao
Esperamos que vuelva a entrar en algún momento entre el 8 y el 10 de mayo”, continuó McDowell. “En ese período de dos días, (el cohete) da la vuelta al mundo 30 veces. La cosa está viajando a unos 29.000 kilómetros por hora, así que si estás a una hora de adivinar cuándo caerá, estás a 30.000 kilómetros de decir dónde”.
De acuerdo con el experto, es muy probable que los restos del cohete caigan sobre el océano, ya que éste ocupa la mayor cantidad de superficie del planeta.

Caída

La atmósfera terrestre desintegra la mayor cantidad de escombros espaciales. El problema con el Long March 5B es que su núcleo mide 30 metros y pesa más de 22 toneladas, lo que preocupa a los especialistas. Si el artefacto permaneciera intacto, podría caer sobre una zona urbana y causar pérdida de vidas o daños materiales.
No es la primera vez que el Gobierno chino falla en controlar el retorno a la atmósfera de sus naves. En el año 2018, el laboratorio espacial Tiangong-1 se desintegró mientras caía. Dejó de funcionar dos años antes, pero las autoridades descartaron que estuviera fuera de control.

Además: China reconoce que sus vacunas no tienen tasas de protección muy altas
El diario chino Global Times explicó: “Los escombros de cohetes son comunes, es probable que caigan en aguas internacionales a pesar de la publicidad occidental de la amenaza espacial de China”. El texto afirma que los rumores por el Long March 5B son “exageraciones” de Estados Unidos y la Unión Europea, temerosos del avance de la tecnología espacial asiática.
A pesar de las preocupaciones del Departamento de Defensa de Estados Unidos, los expertos de la industria creen que no vale la pena entrar en pánico por la situación”, expresó el periódico. “Es un viejo truco utilizado por potencias hostiles cada vez que ven avances tecnológicos en China, ya que están nerviosas”, cerraron.