Venom: arma antidisturbios en Colombia se llena de cuestionamientos

Un juez de Popayán ordenó la suspensión del uso del dispositivo, en medio de las manifestaciones que se desarrollan en el Cauca.

“Venom”, el arma antidisturbios que se ha distinguido en Colombia, se comenzó a usar por la crisis y estallido social que ocurre en el país desde el 28 de abril de este año.

En el marco del paro nacional en ese país, durante estos días la intervención de la fuerza pública ha sido requerida para controlar algunos disturbios. El escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) ha utilizado diferentes tipos de armas no letales para dispersar a manifestantes y asegurar el orden público.

Sin embargo, desde comienzos de mayo, los manifestantes han denunciado un arma de la ESMAD que produce grandes destellos y estruendos. Venom es un dispositivo que fue colocado en la parte superior de los tanques del organismo.

Esta arma es un sistema de lanzamiento de 30 municiones, fraccionadas en 3 secciones que logran lanzar su carga a una distancia de 150 metros.

El sistema Venom necesita de una fuente de energía eléctrica y puede ser cargado con proyectiles de caucho, cartuchos de humo o perdigones de caucho.  El artefacto es manejado con un control.

Venom puede diseminar grandes cantidades de sustancias químicas irritantes en un área amplia casi al instante.

En Popayán presentan acción contra Venom 

Días mas tarde del paro nacional, en la ciudad de Popayán, el dispositivo se usó nuevamente en los enfrentamientos.

Se pudo observar a miembros del ESMAD disparando el artefacto sin un soporte adecuado, en contra de lo establecido en las condiciones de uso del fabricante. Además, no cumplieron con la distancia de uso ni con los protocolos establecidos.

Por esto, ciudadanos de Popayán presentaron una acción de tutela por el uso de este lanzador.

En defensa de los denunciantes, un juez de la capital del Cauca presentó un fallo en donde se ordenó la suspensión temporal del arma.

Además, el juez ordenó una serie de condiciones para su uso durante las próximas manifestaciones. Así, el organismo antes de ocupar el arma, debe indicar la forma correcta de manipularlo y el soporte necesario.

 

“Se debe plasmar la forma correcta de manipularlo, es decir, en plataformas tales como vehículos terrestres o plataformas no tripuladas. No desde el suelo, así esté soportado sobre un trípode, a fin de evitar que sea disparado de forma directa sobre la humanidad de los marchantes”. Así quedó establecido en el fallo del juez de Popayán.

Adicional a esto, se deberá capacitar a los agentes de la fuerza público en el uso y manipulación de este sistema de lanzamiento de proyectiles. “Es un arma peligrosa e indiscriminada”, dijo el director ejecutivo de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco. 

Este fin de semana finalizó una nueva jornada de manifestaciones en el marco del paro nacional. Se continúan realizando obras artísticas y homenajes a víctimas, además de marchas y bloqueos de calles y carreteras.