Hidratos de carbono: ¿Cuáles comer y cuáles no?

Para llevar una vida saludable, es importante consumir alimentos adecuados. En este artículo aclaramos una duda general relacionada con los hidratos de carbono.

Escrito en VIDA SANA el
El consumo diario de hidratos de carbono es esencial para el buen funcionamiento de nuestro organismo, debido a su gran aporte energético. Pero sobre este tema siempre surgen interesantes interrogantes que valen la pena destacar. Por eso continúa esta lectura hasta que descubras cuáles puedes comer y cuáles no. ¡De esto depende tu buena salud!

Tipos de hidratos de carbono

Para saber cuáles son los hidratos de carbono que se pueden comer para beneficiar al cuerpo humano, lo primero es identificar los tipos que hay. Así podemos señalar 2 grupos a saber:
  • Los que el cuerpo absorbe lentamente (alimentos ricos en fibra y almidones, con bajo índice glucémico).
  • Hidratos de carbono sencillos, se identifican porque el organismo los absorbe muy rápido (alimentos con alto contenido de fructosa, lactosa y glucosa).
¿Cuál es el más indicado para consumir? Ambos grupos son esenciales para aportar la energía necesaria a todos los órganos de nuestro cuerpo, incluyendo nuestro cerebro. Solo que, los de absorción lenta son los más recomendables para mantener en buen estado nuestra salud.

Hidratos de carbono de absorción lenta: características y beneficios

Existen dos cosas que caracterizan a estos carbohidratos, que los convierten en el mejor aliado para mantenerse saludable:
  • Su complejidad en la composición, principalmente por la presencia de extensas cadenas formadas por moléculas de azúcar.
  • Contienen un bajo índice glucémico, lo que hace incrementar gradualmente los niveles de glicemia en la sangre. Por eso se le considera un alimento especial para pacientes diabéticos.
Por estas razones debemos incluir en nuestra dieta diaria, alimentos ricos en hidratos de carbono pero que sean de absorción lenta. Te contamos algunos de sus grandes beneficios.

Beneficios para la salud

Dentro de los más destacados podemos señalar los siguientes:
  • Funciona como un regulador natural de los niveles de colesterol en la sangre, gracias a su alto contenido en fibra. Contribuyendo a disminuir los riesgos de enfermedades cardiovasculares.
  • Favorece las funciones del sistema digestivo, sobre todo en la flora intestinal.
  • Sensación de saciedad constante, impidiendo que una persona ingiera más alimentos entre comidas. Esto se debe a su composición compleja que le permite a los alimentos permanecer por más tiempo en el aparato digestivo.
Esto no quiere decir que los de absorción rápida jamás se deban consumir. Se recomiendan especialmente para las personas que practican ciertas disciplinas deportivas. Pero su consumo, siempre debe ser supervisado y controlado para evitar el desarrollo o desencadenamiento de problemas que afecten la salud.