Sigue esta dieta antiinflamatoria para reducir la hinchazón y el cansancio

    Migraña, cansancio, gastritis y el vientre hinchado pueden ser algunas de las señales de que tu sistema está inflamado.

    dieta antiinflamatoria

    Muchas veces le dedicamos tiempo a cuidar nuestra apariencia física y nos olvidamos de cuidar nuestro interior, el que hace que todo nuestro ser funcione de forma correcta. Te dejamos una serie de señales que indican que tu sistema inmunológico está inflamado y los pasos a seguir de esta dieta antiinflamatoria que podría salvarte.

    Es el sistema inmunológico el que se encarga de controlar la inflamación crónica. Esta es la responsable de que en tu día a día encuentres migrañas, problemas hormonales, acné, vientre hinchado, estreñimiento y retención de líquidos, dolores musculares y cansancio. Un malestar general que muchas veces no sabemos exactamente a que se debe.

    dieta antiinflamatoria
    La inflamación condiciona distintos aspectos de tu día a día.

    Una especialista asegura que es de suma importancia saber si estamos sufriendo esta inflamación para poder combatirla con las herramientas precisas. Esta dieta no solo es una solución a corto plazo, sino que intenta convertirse en un estilo de vida para cuidar nuestro cuerpo por dentro como lo merece.

    La dieta antiinflamatoria, la solución

    La especialista explica que los infaltables en una buena dieta para aliviar la inflamación cuenta, sin excepción, con verduras, frutas y hortalizas. Además, las grasas de calidad, que son una gran fuente de nutrientes interesantes para el sistema inmune. “El sistema inmune nos puede desinflamar gracias a las grasas monoinsaturadas y las grasas Omega-3”, explica.

    dieta antiinflamatoria
    Verduras, frutas y hortalizas, los básicos para un organismo sano.

    La fibra y los antioxidantes de los vegetales son una parte fundamental para que el organismo tenga la capacidad de desinflamarse, al igual que la proteína como los huevos, los pescados, las legumbres y carnes magras. Pero, tan importante como qué comemos es cómo comemos. Proporcionar un entorno tranquilo para evitar el estrés, comer apurado y digerir de forma incorrecta la comida.

     

    Evitar los alimentos ultraprocesados y cuidar lo que compramos es la última gran clave de esta dieta antiinflamatoria. Comprar tomates frescos antes que una salsa de tomate pre elaborada, comprar y cortar nuestros propios vegetales que las bandejas que se venden en la verdulería. El tiempo para cuidar de nosotros mismos es ahora.

    Los ultraprocesados, enemigos de la inflamación.

    Comenta esta y otras noticias en @Duplos.cl