fbpx

Testimonios de los guardias del Ministerio de Desarrollo

Mario Cuche
7 Min de Lectura
Guardias que cayeron en el engaño para robar computadores y una caja fuerte del Ministerio de Desarrollo dieron sus testimonios
Guardias que cayeron en el engaño para robar computadores y una caja fuerte del Ministerio de Desarrollo dieron sus testimonios

Solo como José y Julio se ha identificado a los guardias de seguridad del Ministerio de Desarrollo Social que tuvieron un rol preponderante en el atraco que sufrió la repartición.

José fue quien siguió las instrucciones al pie de la letra que supuestamente impartía el ministro Giorgio Jackson. También fue el encargado de recolectar los 23 computadores que terminarían siendo sustraídos.

Su testimonio forma parte del expediente judicial en contra de Miguel Ángel Apablaza Suárez, sindicado como el autor intelectual del robo de especies desde las oficinas del organismo gubernamental. Él es el nieto de la mujer detenida previamente con los computadores.

Declaraciones de los guardias del Ministerio de Desarrollo tras el robo que remece al Gobierno

Radio BioBio dio a conocer los testimonios de los guardias apuntados por las facilidades que dieron durante el sospechoso robo.

José entró este miércoles a su turno a eso de las 19:00 horas. Llevaba dos años trabajando en dependencias del ministerio y hace seis meses compartía labores con Julio, su colega. Ambos estaban tomando café cuando a eso de las 20:30 horas sonó el teléfono de la recepción.

“Soy el ministro Giorgio Jackson” le dijeron a Julio desde el otro lado de la línea. El supuesto secretario de Estado le hizo saber a los guardias que había tenido un accidente y que necesitaba una grúa. No sin antes subrayar en la reserva necesaria de los movimientos.

“Quiero que sea todo en discreción, que no sepa mi señora”, dijo el falso Jackson. La conversación a través del teléfono institucional derivó más tarde en una videollamada vía WhatsApp. A través de ella -y desde la cárcel- Apablaza comenzó a impartir órdenes a José.

La declaración de Julio así lo deja de manifiesto: “A eso de las 21:00 horas aproximadamente, José recibe… esta videollamada, mediante la aplicación de WhatsApp. Me coloco al lado de mi compañero y veo el teléfono celular y de fondo se veía la cara del ministro Giorgio Jackson”.

Julio cuenta que José comenzó a moverse por distintos pisos del edificio, de acuerdo a las instrucciones que recibía. Una hora más tarde, lo vio bajar hasta la recepción.

“Aún seguía hablando por videollamada, portaba dos bolsas de basura de color negro. Yo veo que venía con problemas para cargarlas, así que le ayudo con una de esas bolsas. Dice que abramos la cortina metálica, percatándonos que afuera se encontraba un automóvil station wagon, color burdeo. Estaba con su maletero abierto”, aseguró.

De acuerdo a la investigación, el vehículo era conducido por un chofer de Uber, cuyos servicios habían sido requeridos. Al día siguiente sería clave para dilucidar el origen del robo.

Otra funcionaria se percató del robo

Según el testimonio del propio José, el “ministro” le solicitó que recorriera los pisos superiores del edificio para recolectar en bolsas de basura los computadores portátiles. Para ello, incluso pidió un napoleón al personal de aseo: necesitaba cortar aquellos que estaban encadenados.

Te puede Interesar:  Escándalo en Carabineros: 13 funcionarios detenidos por formar banda delictual denominada "Los Pulpos verdes"

“(Estuve) en todo momento con el celular, hablando con el ministro por llamada de WhatsApp, en donde sólo se veía la foto de una persona que portaba un jockey, tez blanca, con lentes ópticos, que en realidad era igual al ministro Jackson”, relató.

En total, asegura que estuvo 20 minutos recogiendo los computadores. Según recuerda, también le pidieron específicamente incluir en la recopilación de especies 15 medallas que estaban en la oficina del secretario de Estado.

De acuerdo al testimonio de José, estaba en eso cuando el falso Jackson le aseguró que además, esa misma noche, irían tres sobrinos a recoger una caja fuerte puesto que fumigarían el edificio.

Fue así como llegaron tres hombres vestidos con overoles blancos, quienes retiraron el contenedor. Debido a su peso, utilizaron un carrito tipo “yegua” para llevarla hasta un vehículo que esperaba en las afueras del edificio.

Según confirmó fiscalía en la formalización de esta jornada, la caja de seguridad contenía boletas de garantía, talonarios de cheques y una tarjeta de crédito.

A esa altura, los movimientos ya habían provocado las sospechas en América, quien hace cinco años es la supervisora del personal de aseo del ministerio. En su declaración cuenta que le pareció “extraño” que José estuviera retirando computadores con un napoleón y que los estuviese apilando en las oficinas.

La mujer fue al primer piso a conversar con Julio, a quien le pidió que nadie saliera del edificio porque estaban robando. “Julio me respondió que José era más hueón, que seguramente se le habían subido los humos a la cabeza, porque el mismo ministro le había llamado a él a su teléfono personalmente”, explicó

Te puede Interesar:  Banco Central baja tasas a su nivel más bajo en dos años: ¿Es buen momento para endeudarse?

José termina así su relato: “El ministro me dijo que sus sobrinos iban a volver a buscar otra caja fuerte pero más grande. Y cuando estaba en la recepción, la supervisora América me dice que no siguiera sacando más cosas porque era una estafa. En esos momentos el ministro me pregunta qué está pasando. Yo le respondí que esto era todo una estafa y él me dice: ‘Mira, conchetumare, te cagué’. Y cortó la llamada. Yo ahí recién me percaté que la persona con la que estuve hablando no era el ministro Jackson”.

Compartir esta Noticia